EXPEDIENTE DE SOLICITUD DE AUTORIZACIÓN PARA LA CONSTRUCCIÓN DE LA CASA CONSISTORIAL Y LA ESCUELA DE NIÑAS (1863-1867)

 

El expediente contiene copia de todas las instancias dirigidas a la Autoridad Superior y la solicitud de la autorización pertinente, para llevar a cabo la construcción de la Casa Consistorial y Escuela de Niñas.

 

En el informe de necesidad, previo a la formalización de la adquisición del solar, narra las circunstancias que se habían dado para llevar a cabo dicha compra. Decía así: “Moralzarzal era el único pueblo de la Provincia que carecía de los edificios urbanos que daban realeza a las poblaciones y no iba acompañada de los adelantos del siglo. Moralzarzal no estaba provisto de local de escuela y tampoco Casa Consistorial para celebrar las sesiones, ni cárcel que sirviera de seguridad de criminales. Solo tenían una habitación que se denominaba Ayuntamiento cuya construcción era muy al contrario del objeto de dicho fin y ni siquiera tenían luces ni respiración que las que entran por la puerta situada a una extremidad opuesta”.

 

Se pone de manifiesto, que el pueblo asumiría los gastos y colaborarían en la construcción en la extracción de piedra, madera, teja, barro y demás utensilios.

 

Tal era la urgencia para acometer las obras que, en el mes de abril de 1861, el profesor encargado de la escuela remite un escrito al Alcalde-Presidente para dimitir en su magisterio explicando, que el local no cumplía con las condiciones necesarias para llevar a cabo su profesión.

 

En 1.862 se formalizará el presupuesto. Se imputaban unos gastos de 60.141 reales y unos ingresos de 31.296, presentando un déficit de 28.845 reales. Por este motivo, se acuerda que el pueblo cubra la cantidad de 31.070 reales y gastos en jornales y provisión de materiales y para hacer frente al resto de los gastos, se solicitará una donación a S.M. la Reina.

 

Como curiosidad, en el expediente consta un bando que recoge las condiciones por las que debía regirse el trayecto de los materiales, por parte de los vecinos. Entre otras cosas, se indica que los carros de cal, provenientes de Cerceda, se harán con más de 60@ de peso, 6 viajes de arena de 80@ desde la calle Juncarejo y no se admitirían, como peones ni como carreteros, a los jóvenes menores de 17 años para trabajar.