INAUGURACIÓN DEL RELOJ DE LA TORRE «EL FRACUELO»

 

El 4 de octubre de 1886, mediante acta notarial, se recoge el acto de inauguración del reloj de la torre de la plaza del pueblo.

 

Don Salvador Sánchez Povedano «Frascuelo» (1842-1898), residente en esta localidad y presente al acto de inauguración, regaló a Moralzarzal un magnífico reloj de repetición de sistema «Rosel», para ser colocado en la fachada principal del edificio de la Casa Consistorial.

 

En el acta, se describe que el reloj tenía un campanario de hierro y el sonido se prolongaba varios kilómetros a la redonda.

 

La inauguración, se realizó a las 12:00h, de la mañana de ese mismo día y, se inició el acto poniendo en marcha la maquinaria del reloj. Al espectáculo, asistieron centenares de personas a la plaza y todos ellos mostraron en sus semblantes la gratitud hacia el torero.

 

El reloj, disponía una preciosa maquinaria con una esfera de hierro colocada en el campanario frente a la plaza del pueblo y culminaba con una veleta que representaba la figura de un torero entrando a matar a un toro, como atributo a la celebridad del señor «Frascuelo».

 

La campana pesó 150 kilogramos y en el frente de la torre se instaló una lápida de mármol negro con letras doradas que contenía la siguiente inscripción: «Al pueblo Moralzarzal regala este reloj Salvador Sánchez (Frascuelo) cuatro octubre de mil ochocientos ochenta y seis».

 

También se instaló en la máquina, una placa de bronce con otra dedicatoria que decía así: “el Sr. Alcalde y demás individuos que componen la corporación municipal, en nombre y representación de todos los administrados acordaron consignar un voto de expresivas  gracias y su eterno reconocimiento hacia el Sr. Frascuelo, rogándome que de la presente acta les expida copia literal con el fin de que en el Archivo del Municipio quede perpetuada la generosidad y esplendidez del Señor y su recuerdo sea acogido con la gratitud que se merece por las generaciones venideras”.

 

El acta fue firmada por varios testigos instrumentales: Don Basilio Sanz Esteban (propietario), Don Melchor Antuñano y Martínez (industrial de esta vecindad) y por Don Ángel González (Notario).

 

Ante este hecho, el Ayuntamiento de Moralzarzal, el 28/08/1887 van a resarcir la generosidad del torero con un estoque de plata. Actualmente parece ser que se encuentra en un museo en Alcázar de San Juan (Ciudad Real).

 

Hoy en día, la maquinaria se encuentra expuesta en una vitrina en el vestíbulo del Centro Cultural de Moralzarzal.

 

El 13/03/1898, se va a recoge en las Actas de Pleno, la fatídica noticia del fallecimiento del Sr. Frascuelo, reconociendo la ejemplaridad del torero para con el pueblo y por ello, se decide comunicar el más sentido pésame a su viuda, Doña Manuela Álvarez y se aprueba la celebración de los funerales por el eterno descanso de su alma en la Iglesia Parroquial. Asistirán tres sacerdotes, costeados con cargo al capítulo de imprevistos del Ayuntamiento.