FUENTE DE LA CALLE CERRILLO Y AVENIDA DE LA SALUD

 

El 16/03/1935 se acuerda por unanimidad, que la Comisión de obras presentara informe y presupuesto para llevar a cabo la construcción de dos fuentes públicas.

 

Este contrato tenía por objeto, reemplazar las tuberías de hierro, conductoras de agua, de 25 a 30 milímetros de diámetro. La forma exterior de la fuente debía ser igual o semejante a las actuales de hierro. Debían construirse de ladrillo y revestido de cemento y el grifo sería de primera calidad y con un sistema que evitara la salida constate de agua.

 

Se presupuesta un importe de 125 pesetas para cada una de ellas (Calle Cerrillo y Avenida de la República).

 

Como curiosidad, en el informe se mencionada que, dentro de estas obras, no se iban a incluir las otras dos existentes en el pueblo, debido a que se localizaban lejos de la red general de agua y el coste de los metros de tubo de hierro que se debía emplear, sería mucho mayor.

 

El 12/04/1935 la subasta queda desierta por falta de licitadores, pero vista la necesidad urgente de instalación de nuevas  fuentes, el 13/04/1935 se aprueba la ejecución por administración, facultando a la Presidencia su ejecución. También, se decide que el abrevadero de la fuente de la Avenida de la República, debía desaparecer por razones de sanidad y estética, e incluso, de entorpecimiento de circulación a la carretera donde estaba emplazado.

 

En el expediente consta la liberación del pago, por el importe total de la obra ejecutada, 242,70 pesetas.