MATADERO MUNICIPAL 1891

 

En 1891 se va a iniciar el expediente para llevar a cabo la venta del matadero, situado en la calle de la Cruz.

 

Se encontraba en situación de ruina y otro de los motivos, por los cuales se llevó a cabo la enajenación del mismo, es que el edificio carecía del agua necesaria para llevar a cabo la limpieza de los despojos de las reses y en segundo lugar, por hallarse situado junto a casas de particulares con el fin de que no perjudicara la salud pública de sus moradores.

 

En un primer momento, en el pliego de condiciones se va a establecer un precio de salida de 750 pesetas, pero al final fue vendido por 175, a favor de Don Pascual Domínguez González. Con dicho presupuesto, se pretendía llevar a cabo la reedificación del matadero en el sitio del Raso o a las afueras del pueblo, dónde no afectara a la salubridad e higiene de la población.