FUENTE DE LA PLAZA DE LA CONSTITUCIÓN

 

El 12 de agosto de 1888 se va a aprobar la construcción de una fuente pública en la plaza del pueblo. Los inviernos eran muy duros y con ello, se evitaría  acudir al acarreo del agua al sitio dónde se localizaba en ese momento la fuente.

 

En dicho acto, se acordará la ejecución de las obras y se encargarán su realización a Don Mateo López y Ortega, por un haber diario de 7 pesetas con 50 céntimos durante la ejecución. En dicha asignación, se exceptuaría la apertura y terraplenado de zanjas que se practicará por prestación personal.

 

El 23 de septiembre, tras la finalización de las obras, se decide llevar a cabo la inauguración de la misma junto con la instalación de la farola en el centro de la plaza. Se celebrará el día 29, día de San Miguel y patrón del pueblo, invitando al párroco para que llevara a cabo su bendición.

 

El 28 de octubre de 1888, se acordó colocar un antepecho en la fuente con el objeto de evitar que el agua se desbordara y mojase a las personas que se debían acercar.

 

Posteriormente, el 31/05/1902 se requerirá a Don Guillermo González que formalice un documento con el Ayuntamiento para asegurar los derechos que éste tenía respecto a la tapia en la que estaba construida la fuente.

 

A lo largo del tiempo, ha sufrido varios cambios de ubicación hasta llegar a su situación actual. En 1932, a instancia de Don Leoncio González y González, se accede a variar el emplazamiento de la fuente pública adosada a su fachada. Fue trasladada al centro de las gradas de la plaza de la Constitución y las obras de traslado, concluyeron el 17 de junio de 1934.