LA TEJERA

 

En el parque de la Tejera, como su propio nombre indica, se llevaba a cabo la explotación y fabricación de tejas del Municipio.

 

Cada año, en la subasta de la explotación, se establecían las condiciones necesarias para su ejecución. Se va a estipular en el pliego de condiciones que el adjudicatario debía entregar un número de tejas al Ayuntamiento y fijar el precio de venta a los vecinos (alrededor de 3 pesetas) y para los forasteros, el adjudicatario tenía plena libertad para fijar el precio de venta.

 

También se indica que la fabricación de las tejas debía hacerse con barro de buena calidad, sin mezcla de arena, bien cocido y con un grosor de 10,5 cm, 47 cm de largo y 28 cm de ancho, en la boca mayor y 20 cm en la menor.

 

El número de hornadas anuales se fija en tres con el fin de que el vecindario tuviera asegurada el surtido de material necesario. Las tejas se hacían utilizando el agua de la charca de Matarrubia y el barro y las leñas para cocer las hornadas, eran de la propia tejera.

 

En el Archivo Municipal podemos encontrar los expedientes de subastas de los años 1900, 1903, 1907, 1936 y 1947. También, podemos encontrar un registro de 1856, de las tejas que se entregaban a los vecinos en calidad de préstamo sin intereses y eran de propiedad del común.

 

Actualmente, la Tejera es un parque público. En él, se celebran algunos eventos como la tradicional fiesta de la Cruz de Mayo. Aquí, podemos ver la siguiente exposición: